SINFONICA BUSCA VIOLÍN

Doce pasosAnsiedad
Livia Díaz
Xalapa.- Algunos músicos traian el cubrebocas de babero, todos eran de diferentes materiales y colores. ¿En dónde quedó el tan cacaraqueado sobre cuidado en conciertos? -Me preguntaba.
En tanto me distraían estas cosas, yo pretendía entender por qué, el último concierto didáctico de La Orquesta Sinfónica de Xalapa me parecía desangelado. A ratos, el director bajaba las manos y pasaba a formar parte de los espectadores. La emoción de estar allí, en la sala del Tlacná, en el C8, me arrimó a esta música. El claro de luna y el paso de animales, rozando la imaginación mientras las cuerdas vibrando. Llevando al león al escenario, y la tortuga, y las aves… ¡Ay las aves! El momento en que regresas a Los Lagos bajo la luz de la luna, guiada por la serenata que se te mete a las venas y te reclama que olvides tus demandas para sentir y viajar en armonía con estos titanes.
Los intérpretes de tal hazaña, son un conjunto de hombres y mujeres, que no parecían estar felices de verse. O quiza sí, y tanto, que se contienen por sanidad y sana distancia.
Desde mi rincón de la oandemia, en la tercera fila, no consigo ver el fondo.
Apenas las tiras brillantes de las zapatillas de la pianista y el cabezal del violón. Los de los palcos y las partes más altas están felices. Los niños y niñas que entraron estan felices. Todos somos felices en la música.
Sólo falta un violín.
@jornadahuasteca

Publicado por Tia Livia

#liviainforma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: